¿De qué se tratan las relaciones con el karma?

Si crees en las vidas pasadas, probablemente crees en el karma. Este es el nombre con el cual se le conoce a la energía correspondiente a los actos de las personas, tanto los buenos como malos. Algunos le entienden como ley o retribución, la cual emana de los actos hechos durante la vida. En este sentido, las realidades originadas por el karma solo son cultivadas por nosotros y las mismas pudieran tener repercusión tanto en el tiempo presente, como en otros estadios de la vida. Puntualmente, nos referimos a otras vidas a las que accedemos por la vía de la reencarnación. Sabiendo esto, ahora podemos entender un poco sobre las relaciones con el karma.

Vinimos a arreglar situaciones que dejamos pendientes

La versión oriental de la justicia divina establece, que todo lo que hacemos en esta vida u otra genera efectos en todas las expresiones de la existencia. Y en ocasiones como simplemente quedan asuntos pendientes, las personas deben esperar hasta la otra vida para arreglar sus diferencias y generar un cierre para lo que han dejado pendiente. Por supuesto, lo que hacemos mal o bien siempre es un efecto que tiene impacto en otras almas.

Teniendo en cuenta que se enlazan relaciones tan estrechas en la bondad o en el atropello, volvemos a una nueva vida y tarde o temprano nos juntamos con esas personas con las cuales nos relacionamos en vidas pasadas. Por eso, en el budismo y otras posturas religiosas orientales no existe ni el bien ni el mal, sino el aprendizaje y los puntos de vista. Si en la vida pasada fuimos culpables, no extraña que en la próxima vida ocupemos el puesto de la víctima, hasta que en algún momento logremos frenar la escalada del daño. Con cada nueva existencia, se supone que resolvemos asuntos y vamos poco a poco trascendiendo hasta que simplemente desarrollamos la grandeza espiritual. Por esto, sería normal que nos topemos una y otra vez luego de cada reencarnación con las mismas personas de antes.

¿Cómo pueden ser las relaciones karmaticas?

No existe un orden específico para vivir dentro de una relación con karma. La misma se puede dar entre parejas, padres e hijos, familias enteras, amistades, etc. Lo cierto es que sus protagonistas siempre pasan a marcar nuestras vidas de forma notoria y sorprendente, tanto que no podemos simplemente ignorarles. En ocasiones, podemos observar relaciones karmáticas gracias a los signos de sus ascendentes. Por ejemplo, siempre se ha creído que signos como Libra y Géminis tienden a formar relaciones basadas en las vidas pasadas.

Lo mismo puede ocurrir entre Acuario y Escorpio porque su realidad les hace ser tan semejantes como diferentes. Estas suelen ser uniones difíciles de las cuales simplemente no podemos escapar, por más que queramos. Una vez que caemos en estas interacciones, solo podremos salir de ellas mediante el aprendizaje, la tolerancia mutua y el entendimiento de la situación compartida. Casi siempre el perdón, la justicia y el cierre del ciclo son la solución final a este tipo de nexos que retan a la vida y el tiempo.

Artículos relacionados

Anterior

¿Cómo pelean los signos del zodiaco?

Siguiente

Este es el signo zodiacal de los mejores delanteros de fútbol