¿Qué tipo de automóvil le gusta a Tauro?

Tauro no es un signo de prisas, no participa en competencias de velocidad solo por sentir discurrir por su cuerpo las sustancias del júbilo. No pisará el acelerador más de la cuenta, virará el volante con marcha pacífica y semblante bonachón; el presuroso avance del reloj que mantiene inquietas a las demás personas no le afectará. Tauro es un signo de sosiego y pausados bostezos despreocupados. Es de los que dedican un largo rato a lavar el automóvil, entre tarareos y silbidos, disfrutando cada momento.

Un automóvil lujoso resistente y duradero, brutal cuando sea necesario

El automóvil de Tauro será aquel que se ajuste a sus rutinas, que son numerosas; un automóvil capaz de soportar el aburrimiento. Será un vehículo que parezca blando y sencillo por fuera pero por dentro un poderoso toro de lidia; aunque hay taurinos que se decantan por automóviles muy vistosos. Tauro valora la lealtad más que ninguna otra virtud y eso es lo que espera también del resto. Su vehículo favorito no le fallará cada vez que lo necesite, podrá confiar en él tanto como confía en su mejor amigo. Cuando la pereza aceche, Tauro, no dudará quedarse dormido en el interior de su automóvil; por ello mismo se hará su compañero inseparable.

Un hecho que no se debe perder de vista es que el ímpetu del toro por dar cabezazos a diestra y siniestra se refleja también su manera de conducir. Según un estudio realizado por la compañía española Acierto, las personas de signo Tauro son causantes de la mayor cantidad de accidentes de tránsito. Teniendo esto en consideración, antes de adquirir su automóvil, Tauro debiera tener listo todo lo necesario para paliar las consecuencias: negociar un buen seguro, mantenerse alerta y respetar las señales de tránsito. Una variable que se debe, también, tener en cuenta es la repentina agresividad de Tauro, al estallar vehementemente en una situación de estrés.

La excelencia sobre todas las cosas

El automóvil que mejor le asienta a Tauro es aquel que puede hacer justicia a los años de paciente ahorro. No dudará, pues, en adquirir un Mercedes o un Rolls Royce; Tauro siente delirio por el arte y el lujo. Un automóvil destinado a los ricos y famosos, sí; pero Tauro es un ser de ternura infantil y sentimientos puros y no ostentará su máquina como lo haría un Aries, un Leo, un Géminis o un Sagitario. Pese a su tendencia a chocar sus automóviles, los Tauro cuidarán con mucho esmero la carrocería de los mismos.

No tomarían de buen grado tener una carrocería estropeada, dañada o deformada. La estética es un elemento imprescindible y no correrán riesgos innecesarios. El aspecto bruñido y brillante de un vehículo de Tauro encenderá muchas miradas de fascinación. Este automóvil será un digno integrante de la refinada colección artística de Tauro. Si, en cambio, adquiere un vehículo para realizar las actividades diarias, Tauro preferirá un automóvil cómodo, económico, rendidor y muy duradero. No requerirá de mayores lujos puesto que los lujos ya los posee; ganados a lo largo de su vida, en base a constancia y determinación.

Artículos relacionados

Anterior

Acuario y su cuidado personal: mirar para enamorar

Siguiente

Leo en el amor y la amistad: ¿con quién es compatible?